Remembranzas

A lo lejos escucho correr el río. Pasivo y calmado, claro y puro como éste amor tuyo y mío. Me concentro en el canto dulce de su relajante recorrido. Por un instante quisiera regresar a aquel momento en aquel lugar.
Estaríamos sentados en la orilla, contemplándonos uno al otro, sonriendo como tontos, soñando quien sabe qué.

Jurándonos lo infinito y cumpliendo al siguiente minuto. Con la juventud en la piel y con hambre de amar.
Me pregunto porqué hoy estoy tan sola. Temo encontrar las respuestas en el cajón aquel. El cajón que he ido llenando de secretos, de momentos en fotos plasmados.
De ese pasado sin el que ni tú ni yo existiríamos. Nuestro rincón donde sólo eso queda. Cartas de amor, odio y perdones. Mis canas blancas, tu espacio vacío y yo.
*En memoria del amor más lindo e imperfecto. El amor de mis abuelos. Hasta que la muerte los separó*.
Anuncios

Sexo

Éste es el mundo en el que vivimos. Y robar el presente de su realidad es peligroso. Pero la desobediencia puede ser una virtud cuando sabemos usarla. Si los cuerpos simplemente se unen, no hay sexo, sólo placer. El sexo va mucho más allá del placer. En él caminan juntos la relajación y la tensión, el dolor y la alegría, la timidez y el coraje de ir más allá de los límites. ¿Cómo poner en sintonía tantos estados opuestos? Sólo hay una manera: a través de la entrega. Porque el acto de la entrega significa: «Yo confío en ti.» No basta imaginar todo lo que podría suceder si nos permitiésemos unir sólo nuestros cuerpos. También debemos unir nuestras almas. Sumerjámonos juntos, por tanto, en el peligroso camino de la entrega. Aunque sea peligroso, se trata del único que debemos recorrer. Y aunque eso provoque grandes transformaciones en nuestro mundo, no tenemos nada que perder, porque ganamos el amor total, abrimos la puerta que une el cuerpo al espíritu. Olvidemos lo que nos enseñaron: que es noble dar y humillante recibir. Porque, para la mayoría de las personas, la generosidad consiste sólo en dar. Pero recibir es también un acto de amor. Permitir que el otro nos haga feliz también lo hará feliz a él. En el acto sexual, cuando somos excesivamente generosos y nuestra mayor preocupación es la pareja, nuestro placer también puede disminuir, o desaparecer. Cuando somos capaces de dar y de recibir con la misma intensidad, el cuerpo se pone tenso como la cuerda de un arco, pero la mente se relaja, como la flecha que se prepara para que el arquero la dispare. El cerebro ya no maneja el proceso; el instinto es el único guía. Cuerpo y alma se encuentran, y la Energía Divina se esparce. No sólo en aquellas zonas que muchos consideran eróticas. Cada pelo, cada trozo de piel emanan una luz de un color diferente, lo que provoca que dos ríos se transformen en uno solo más poderoso y más bello. Todo lo que es espiritual se manifiesta de forma visible, todo lo que es visible se transforma en energía espiritual. Todo está permitido, si todo se acepta. El Amor, a veces, se cansa de hablar sólo un lenguaje suave. Pues dejemos que se manifieste en todo su esplendor, que arda como el sol y destruya bosques con su viento. Si un miembro de la pareja se entrega totalmente, el otro hará lo mismo, ya que la vergüenza se acabará transformando en curiosidad. Y la curiosidad nos lleva a explorar todo aquello que no conocíamos en nosotros mismos. Procurad ver el sexo como una ofrenda. Un ritual de transformación. Como en todo ritual, el éxtasis está presente y glorifica el final, pero no es el único objetivo. Lo más importante es recorrer con nuestro compañero la carretera que nos ha llevado a un territorio desconocido, donde encontramos oro, incienso y mirra. Dando a lo sagrado el sentido de lo sagrado. Y en caso de que surjan momentos de duda, siempre es necesario recordar: no estamos solos en estos momentos, ambas partes sienten lo mismo. Abrid sin temor la caja secreta de tus fantasías. El coraje de uno estimulará la valentía del otro. Y los verdaderos amantes podrán entrar en el jardín de la belleza sin temor a que nadie los juzgue. Ya no serán dos cuerpos y dos almas que se encuentran, sino una única fuente de la que brota la verdadera agua de la vida. Las estrellas contemplarán sus cuerpos desnudos, y ellos no sentirán vergüenza. Los pájaros volarán cerca, y los amantes imitarán el ruido de las aves. Los animales salvajes se acercarán con cautela, porque más salvaje es lo que están viendo. Y agacharán la cabeza en señal de respeto y sumisión. Y el tiempo dejará de existir. Porque, en la tierra del placer que nace en el verdadero amor, todo es infinito. Extracto Manuscrito Encontrado en Accra Paulo Coelho

Mirada

Ojos claros como un manantial, cubiertos de neblina otoñal. Sonrisa infantil y a la vez descarada. Hermosa mirada que se posa sin disimulo en mi. Innegablemente sonrojadas mis mejillas son víctimas de tu embrujo. Dulce bandido, ladron de suspiros que no pienso reclamar. Me has hecho todas las trampas y me he dejado ganar. Eres magnético. Inspiración de versos poéticos. Besos de almíbar, amor embriagador como el tequila. Veneno suicida en gotero. Te estoy bebiendo, y te voy viviendo sobrepasando cualquier mortal efecto que puedas causar. Te voy sintiendo con deseo intenso de morir en tus brazos resucitando entre jadeos. Dormir y despertar contigo locos de deseo. Soñarnos despiertos, llamarnos con el pensamiento. Amor con telepatía, como esos amores escaso e imperfectos. Regáleme tus mañanas y juro darte noches llenas de desvelos.

Con Mis Ojos

Si quieres ser perfecto, mírate con mis ojos. No hallarás un sólo defecto, te verás como yo te veo; ideal. Con los ojos más bonitos y transparentes. Esos ojos en donde encontré la belleza de tu alma. Imagina que soy pequeña, una niña sin maldad y sin la fealdad del mundo que conoces. Sabrás entonces con qué nobleza te ven mis ojos y también sabrás que aunque suene loco, esta niña te ama con intensidad. Que mis ojos te ven con inocencia, pero la mujer que soy, te desea con total indecencia. Si quieres ser perfecto, mírate con mis ojos… Y piérdete en mi cuerpo.

Bonita Mentira

Pasé días arrinconada en mi habitación, buscando una razón para no tenerte. Me escondí detrás de libros que contaban historias de amores intensos y felicidad infinita. ¡¡Qué mentira tan bonita!!

Arranqué las páginas y luego de cortarlas, las eché a volar. Mentiras de papel que fui de a poco echando al fuego, terminando con el juego del “me volverás a amar”. Quiero matar la esperanza, quiero dejar de soñar que estuviste y ya no estarás.

Mis cargas serán aliviadas sin ti. Ahora que te fuiste, aunque el dolor existe fuerte e implacable en mi alma y mi corazón, sé que no hay razón en la mente del que insiste en ver lo que ya no existe. Hoy por fín, comprendí que te fuiste…..

Enfréntame

En ti encontré las risas perdidas en el camino. Recuperé la inspiración, la ilusión de volver a empezar, volver a amar, burlándome del pasado y retando al destino. No pensé jamás que podrías irte. Que esto para ti era pasajero y sin despedida ibas a marcharte. No sé si culparme, o ponerte un título de cobarde. No sé si es lógico seguir amándote, sin con tu desdén me golpeas sin piedad el corazón. Dame una razón, dime qué pasó. Tal vez así toque fondo y pueda olvidarte. Es inevitable recordarte, recordar las veces que abrazada a tu pecho me sentí plena y segura. Ven, a ver si tienes el valor de mirarme a los ojos sin derrumbarte, sin querer abrazarme como antes. Enfréntame si eres valiente. Júrame que fue un error amarme.

Antinatural

Dicen que no puedo quererte y te amo. Te debo evitar y te busco. Voy tratando de esquivar el disgusto de quienes no quieren vernos juntos.

No saben que cada obstáculo me insita a buscarte más, a querer verte más, a desearte más. Ellos no saben que no sé luchar con mis ganas de amarte.

Sentir todo lo que siento es incontrolable, no puede planificarse ni evitarse. En éste momento iré a buscarte para que vivamos juntos ésta historia que es sólo de dos.

¿Desde cuándo es un delito amar? Que los dos somos infierno, que la gente puede hablar. Opiniones sin efecto, nosotros podemos más. Nuestras ganas de estar juntos sobrepasan la barrera del “qué dirán”.

No me importa quién se ofenda ni me voy a detener. A los demás que se mueran, voy por ti contra quien sea. Nuestro amor puede más que la maldad de cualquiera. Nuestro amor es antinatural.