Más De Ti

Cada cosa que me hiciste sentir sigue latente en mi mente y sólo puedo desear volver a tenerte. Cada beso, cada mordida, cada caricia me hacen querer sentir nuevamente el palpitar de mi punto más sensible. La humedad de mi sexo derramada sólo con sentir tus besos y mis ansias de más. Más de ti, de tus manos llevándome al cielo sin siquiera desnudarme. De la dureza de tu cuerpo contra el mío gritando en silencio tu deseo de perdernos en el abismo del placer. Perder juntos la vergüenza, perder la ropa. Encontrarnos boca a boca y acabar en el suelo perdiendo la cordura. Perder la vergüenza, olvidar la mesura, sudando de deseo, liberando gemidos de pasión. Dejar de ser una simple tentación y rendirnos ante la deliciosa explosión que tanto anhelamos. Disfrutar la sensación de que volamos borrachos y drogados de placer. Y siempre querer más, siempre volver por mucho más.

Renuncio

Hubo amores en mi vida. Amores que no eran amores, ilusiones disfrazadas de amor. Un espejismo, una idea absurda. Amores que ya habían muerto antes de nacer. Yo, vagando entre sueños, me dediqué a creer que conocía el amor. ¡Pobre ingenua! No me di cuenta de las trampas ocultas en el camino. No miré a ambos lados antes de cruzar las calles del engaño. Y un día me atropelló el desamor. El golpe fue tan fuerte que mi pecho explotó, dejando escapar suspiros acumulados. Fui recogiendo de a poco los trozos de mi corazón. Jamás volveré a ser la misma de ayer. El amor me dañó y si hiere no es amor. Ya no buscaré más. Me aferraré a la resignación. Ahora será distinto porque ahora mando yo. Amar es quedar en un estado de inconsciencia que convierte la razón en niebla y al corazón en un ciego perdido que se transforma en un niño rebelde y fuera de control. Renuncio al amor….

Te Resulté Cara

Qué martirio es pensar, si sólo puedo recordar tus labios sobre los míos. Esos labios traicioneros, mentirosos y embusteros, que sólo me vendieron la hipocresía de tus besos.

Duermo para no pensar y te sueño acariciándome, dándome ilusiones que sólo son falsedad. No conoces la sinceridad. Tus promesas son maldad, mentiras absurdas. No tuviste piedad.

Escojo vivir en soledad antes que seguir engañada y enamorada del tonto que de mi no merece. Mi felicidad no tiene precio, y si lo tiene, no podrías pagarla. Lo siento, amorcito. Te resulté cara.

Perdóname Corazón

Éste corazón no quiere amar. Se cansó de ocupar un espacio en mi pecho y latir sólo por demostrar que hay vida en mi ser. Se cansó de luchar, se enfermó de cansancio. Este corazón no puede sufrir una decepción más. Está cansado de luchar, creer, apostar y nunca ganar.

Te siento reclamar cada vez que surge una ilusión. Perdóname, corazón, por hacerte tanto daño. Te he visto caer al suelo en mil pedazos sin poderte salvar. Lo siento, corazón. Es que a mi también me han engañado. Se que siendo yo tu dueña, debería cuidarte más. Pero también eres terco. No te dejas controlar.

Corazón en blanco y negro, tus colores dejé borrar. Prometo sentir menos y pensar más. Aunque me cueste la soledad, yo prefiero que estés feliz, prefiero la tranquilidad que me das cuando estás en calma. Cuando no me duele el alma por actuar sin pensar. Te quiero, corazón. No me dejes volver a amar.

El Desierto De La Soledad

No eres tú lo que yo quiero. Conmigo quisiste, pero no pudiste.

Ahora ve a contar a tus amigos.

Nadie te creerá, el error fue mío, pero lo voy a negar.

Te diste el gusto de hacerme llorar, pero en la vida nadie invierte sin cobrar.

Sea malo o sea bueno, el karma se encargará.

Mis ojos no alcanzaron a ver más allá. No pude darme cuenta de tu maldad.

Me dejé enredar, me dejé llevar.

Pero poco dura lo que empieza mal.

Ha sido una tortura el no poderme perdonar.

 Aprendí que cuando sobra el deseo, se escapa la voluntad.

Un desliz nada más.

Un fantoche en quien creí, un espejismo en el desierto de la soledad.

 Ahora voy de frente y sin miedo a volver a empezar, volver a soñar.

Volver a creer que en el mundo aún existen hombres dispuestos a amar sin engañar.

Recomenzar 

Empezar de cero y perder este miedo a que me hagan sufrir. Empezar de nuevo y romper el hielo. Dejar de pensar que algo pueda pasar, que me volverán a herir. Recomenzar, volverlo a intentar. Apostar a que sí, a que mi corazón volverá a latir por alguien que sí lo haga sentir amor del bueno.

Porque no me da la gana de que ahora mi mirada esté triste por ti. Porque ha sido complicado el camino andado y muy cuesta arriba llegar hasta aquí. Y no caeré por ti, no lloraré por ti. Más adelante alguien me espera con muchas ganas de borrar las heridas que dejaste en mi. Seré feliz… pero sin ti.

Recomenzar no será tan difícil sabiendo que yo sí sé amar. Que no son míos tus errores y de ti me llevo lecciones de como sola estoy realmente mejor sin ti. Te lo advertí, pero no creiste en mi fuerza y hoy te doy la sorpresa, hoy soy quien cierra las puertas, no te quiero oír. Empaqué lo bueno y eché a la basura mi amor por tí.