Amo A Celeste Barber

Complacer a los demás no debería ser parte de nuestras prioridades. El problema es que sí pretendemos llenar las expectativas de los demás y no las nuestras. Queremos vernos bien, educarnos bien, y todo lo hacemos esperando aceptación de la sociedad. No buscamos ser nuestra mejor versión para auto enorgullecernos, todo lo contrario. Necesitamos que quienes nos rodean sean felices a través de nosotros. Es por eso que cuando descubrí a Celeste Barber en las redes sociales, sentí haber encontrado a alguien que se cansó de ser “perfecta” y decidió hacer de la “perfección” una burla.
¡¡Y así es!! Celeste hace parodias a través de la fotografía, y se burla de un sin fin de mujeres del “jet set”. Entre ellas Kim kardashian, Rihanna, Beyoncé etc. Todas ellas aparentan perfección. Y todas nosotras quisiéramos ser como ellas. Yo sería feliz si ya nadie me dijera gorda, si nadie pretendiera que esté peinada y maquillada todos los días. Porque nadie sabe que a veces no puedo, o simplemente no quiero ser perfecta. Porque me preocupa más que mi casa esté limpia y que mi hijo tenga sus tareas al día. Porque tengo fibromialgia y a veces el dolor no me permite moverme. Yo no soy ciega. Me veo diariamente al espejo y a veces digo “Noelia, estás hecha un desastre”. Otras veces ni me asomo al espejo. Y amo a Celeste Barber, porque me ha enseñado a burlarme de la estúpida e inexistente perfección. Es como leí por ahí: “Nací para ser feliz, no perfecta”. Por eso escojo ser feliz siempre que pueda. Y cuando estoy desanimada, entro a ver a Celeste haciendo alguna locura, y juro que mi humor cambia por completo. ¡¡¡GRACIAS CELESTE BARBER!!!

Anuncios

“Nunca llegarás a destino si te paras a tirar piedras a cada perro que te ladre” Winston Churchill, político y estadista británico, conocido por su liderazgo del Reino Unido durante la Segunda Guerra Mundial (1874-1965)

A partir de una frase

nuncallegarás

Se suele parar en el camino a lograr lo que se quiere o busca, tan gráficamente como lo dice Winston Churchill.

A tirar piedras, a juzgar a otros, a señalar a los demás qué tendrían que hacer o cómo se haría diferente.

A mirar a quien va circulando por otra senda, para comparar su paso, la sombra que  dan a su camino los árboles , el tranco que lleva, su actitud, con los propios.

Se posterga el accionar, en pos de enterarse las opiniones de los demás, las vidas ajenas, las manera de hacer que tienen otros.

Y tal como se detienen los automovilistas para observar los restos de un accidente viejo en el camino, asi se va enlenteciendo el andar, se dilata el logro de resultados, se complica el avanzar.

Las oportunidades se evaden, los acuerdos se entorpecen, los esfuerzos parecen diluirse.

Soltar a los perros que ladran, a los demás a su…

Ver la entrada original 67 palabras más

Almas En Pena

Almas vagabunda se buscan en medio del limbo. Anhelando darse todo lo que tienen. Amor, y los más puros sentimientos. No hay destino más incierto que el de dos almas que se alejan como hojas en el viento. Dos almas que gravitan en el mismo Universo, pero se desplazan por diferentes galaxias. Seres deformes con un mismo anhelo. Encontrarse, unirse, amarse. Transformarse en cuerpos y ser amantes. Era su anhelo, más no su futuro. Vagaren sin destino por mil espacios. Jamás serán amantes, ni amigos, tan solo extraños. Seres desconocidos y sin rumbo. Almas en pena sufriendo las condenas de amores perdidos, arrastrando cadenas, haciendo ruido. Para asustar a aquellos que no aprecian el amor.

Coma Emocional

Nubes grises rodeaban mi cabeza y una venda negra tapó mis ojos para que ni un solo rayo de sol aclarara el panorama. Espinas afiladas enjaulaban mi corazón. Si el corazón se aceleraba, las espinas lo lastimaban. Y en medio de mi coma emocional, yo misma me decía “si te enamoras dolerá más”.
Me fuí mintiendo a mi misma cada día un poco más. Me creí mi farsa hasta sentirme indestructible. Con mi armadura invencible nada me podría dañar. Princesa sin corona, corazón de metal. ¿Quién diría que aquel día me iba a tropezar con el dueño de la llave de mi candado inventado para no volver a amar?
Me resistí ante lo inevitable, me endurecí más y más. Pero su voz era dulce, tanto como su forma de mirarme sin juzgar. Su sonrisa despejó las nubes, la venda de mis ojos se desvaneció, las espinas en mi corazón se transformaron en valentía. Le cambié el nombre al miedo, ahora lo llamo “amor”.
Salí de mi coma emocional, lancé al viento mis temores y corrí tras las sensaciones que me regala aquel que me enseñó a amar. Si me llega a lastimar me sentiré morir. Pero ya aprendí que de amor no se muere. Hoy sólo quiero vivir, vivir y ¡VIVIR! Sin temor alguno, amar sin medir.

Veneno De Amor Expirado

Te cuelas en mi pensamiento cuando no puedes ser más que un recuerdo hiriente. Dueles en el alma, atormentas mi corazón, y una nube cargada de dolor, por ti llueve. No queda espacio en mi para nadie más. Mi pensamiento va rememorando los momentos en los que estabas tú.

Nuestra vida, nuestra juventud. Tanto amor demostrado, tanto amor compartido, tanto habíamos vivido que hoy que no estás conmigo, siento que todo fue en vano. Un bulto grande y pesado cuelga en mi espalda, con lo malo y lo bueno que pudimos vivir. Hoy dejaste de existir, maldito veneno de amor expirado.

Oscuridad dispuesta a eclipsar mis ojos, pero incapaz de oscurecer mi mente. Yo escojo cómo y cuando tenerte presente. Vida y muerte, ambas para mí son arte. Hoy decido recordarte por amor, tal vez mañana, por odio logre olvidarte. No sé cómo soltarte. Es infernal no poder apartarte, aunque estés lejos y sepa que no puedo recuperarte. Aquí están mis lágrimas, eso me dejaste.

El Vals

Liviana se siente mi alma cuando mi cuerpo en tu cuerpo danza. Caliente siento tu aliento, cuando cantas tus gemidos en mi cuello. Pronuncio cual alabanza, tu nombre. Tú, el hombre que elijo para que adorne con sus besos mi cuerpo. Te elegí para posar yo mis labios en los sensibles y recónditos espacios de tu masculino ser. Danzamos sobre el suelo, al compás de nuestros deseos una y otra vez. Nuestros puntos más sensibles comienza a hacernos volar. Nuestro vals, nuestra respiración y nuestra fuerte sincronía, explotan convertidos en rasguños, sudor y gemidos. En mi rostro se posa el rubor que deja la satisfacción de haber danzado contigo. Tu quedas rendido, dormido entrelazado a mi cuerpo. Suspiro y largamente te miro. Baja el telón. El vals de los amantes culminó.

Viajeros Rebeldes

Irreverentes, desobedientes, vamos a contra corriente. Ignoramos descaradamente la impureza y la hipocresía de palabras vacías que se lleva el viento día tras día. Lo impuesto por los reprimidos nos es indiferente. Retamos a la disciplina y nos burlamos de su concepto de libertad y de “ser decentes”. Somos viajeros, soñadores. Creadores de historias que nadie sabrá jamás. Sin códigos ni ética, ignoramos el qué dirán. Perdonen, señoras, que predican la santidad. No queremos su librito, pero gracias, de verdad. Un rebelde no es rebelde por creerse el más capaz. La “rebeldía sin causa” es una mentira más. Nosotros nos arriesgamos por convicción, con una justa razón, con orgullo y pasión. Somos viajeros del planeta en recesión. Somos rebeldes con causa, pidiendo que escuchen nuestra voz.